Cómo evitar marearse en el mar

Escrito por Varadero Alicante en Noticias, Sin categoría

Además de las personas propensas, casi todos hemos padecido en algún momento la desagradable sensación de mareo que provoca el movimiento del mar desde una embarcación.

Es la llamada cinetosis, causada por el movimiento y que resulta un inconveniente notable, ya que nos deja “fuera de juego” y acaba con nuestra diversión y la de nuestros acompañantes.

En primer lugar, hay que decir que se trata de un síntoma muy frecuente y no se trata de una enfermedad, sino la mera reacción del cuerpo a un aparente desajuste de sus sentidos.

El oído interno percibe movimiento, mientras que la vista no, lo que desorienta nuestro cerebro y sistema nervioso central. La consecuencia es conocida: sudores fríos, malestar general, vértigo, náuseas, nos quedamos pálidos y llegamos a vomitar.

Aunque la experiencia es un grado, hasta los más experimentados navegantes llegan a marearse. No obstante, niños (a partir de dos años) y ancianos son más propensos.

La costumbre es una gran liada y si superamos las primeras horas/días, el cuerpo se acostumbra al movimiento del barco liberándonos de este problemilla.

Cómo prevenir la cinetosis

Pero nunca bien mal unas recomendaciones, en este caso para prevenir o al menos mantener bajo control la cinetosis:

1. Descansar bien antes de embarcar, con suficientes horas de sueño, si es posible sin haber tomado alcohol.

2. Zarpar con la digestión hecha (no con el estómago vacío) y habiendo ingerido algo ligero, como frutas no ácidas, pan, cereales o zumo de piña. Evita alimentos ricos en histamina, como queso curado, huevo, el pescado enlatado, alcohol o chocolate.

3. Hidratar tu cuerpo regularmente con agua o zumos.

4.  A la hora de situarte en el barco, elegir un lugar donde sople el viento y sea más estable (el centro de la embarcación en cubierta) y trata de fijar la vista en el horizonte y referencias lejanas como el propio barco, el teléfono o un libro.

5. Si puedes ponerte al timón, eso te ayudará a anticiparte a los movimientos y minorará el riesgo.

6. Trata de no pensar en ello. Al tratarse de una cuestión en parte psicológica, si estás predispuesto, al final caerás mareado. Ocupa tu tiempo, echa una mano en la navegación o conversa con el resto de la tripulación.

7. Si quieres contar con una ayuda extra, puedes tomar la conocida pastilla de Biodramina, que es notablemente efectiva.

Si a pesar de ello el día está más movido de lo normal, o has tenido la mala suerte y te ha tocado, no te alarmes, los síntomas desaparecerán con el cese del movimiento. Entre tanto, evita riesgos, siéntate o mejor túmbate en una litera a sotavento. No te asomes por la cubierta, ponlo en conocimiento del resto de la tripulación para que te atiendan en caso necesario y ármate de paciencia.

Recuerda que el pánico no ayuda y que la sensación desaparecerá sola (como muy tarde al llegar a tierra).