Consejos sobre cómo planificar una pequeña travesía

Escrito por Varadero Alicante en Deportes, Mantenimiento, Sin categoría

Para que una travesía sea segura y nos haga disfrutar es importante llevar a cabo una preparación previa, que después agradeceremos en tranquilidad y confianza.

En primer lugar es necesario definir con detalle la ruta a seguir. Podemos empezar haciéndolo sobre una carta náutica en papel y a continuación introducir los datos en el GPS o plotter.

No se trata tan solo de trazar el rumbo, sino también de tomar buena nota de cualquier obstáculo, señalización, zonas con poca profundidad o de acceso restringido. La ruta escogida ha de ser la más segura.

No tratamos de cubrir la distancia en un tiempo récord, sino de que la experiencia esté libre de problemas. Para ello, emplearemos todos los recursos tecnológicos de que dispongamos, tales como la radio, radar, gps/plotter u otros. Dado que todos ellos necesitan electricidad para funcionar, daremos un repaso exhaustivo a las baterías antes de iniciar la travesía.

Otro aspecto clave es calcular con acierto el combustible que precisamos para nuestro periplo. No nos acercaremos al límite, sino que seremos conservadores a la hora de determinar la autonomía disponible y seremos generosos en el llenado de depósitos.

Otro elemento que nos puede poner en apuros el equipo motor. No sólo estará al día de revisiones, sino que verificaremos por nosotros mismos los niveles de aceite de motor y trasmisión, así como el perfecto funcionamiento de los elementos de accionamiento hidráulico, tales como timones. Igualmente las diferentes correas con que puede contar el propulsor han de presentar buen aspecto visual y tener la tensión adecuada.

Si llevamos repuestos a bordo no nos estorbarán.

travesia-varadero-alicante-nautica

Antes de zarpar hemos de de estar atentos y realizar un seguimiento al tiempo meteorológico, tanto del puerto de partida como de la zona de navegación, así como la evolución esperada y los avisos. Ante una predicción dudosa mejor no aventurarse a dejar puerto.

También debemos evaluar detenidamente la capacitación de la tripulación que nos acompañará en nuestra pequeña aventura. Si contamos con acompañantes que puedan hacerse cargo del timón si es preciso, bien para descansar o para compartir la responsabilidad, será una tranquilidad para todos. En caso contrario, no es recomendable planificar desplazamientos que impliquen estar tripulando la embarcación muchas horas seguidas.

Si tomáis en cuenta estos consejos tan solo os queda disfrutar del mar y la buena compañía. ¡¡Buena travesía!!