Mantenimiento de la hélice

Escrito por Varadero Alicante en Mantenimiento, Noticias

Cuando comienza la temporada es un momento perfecto para sacar el barco al varadero y repasar el buen estado de todos los elementos esenciales. Entre ellos, la hélice es una de las piezas más importantes. Ten en cuenta que está siempre sumergida y después de algún tiempo de inactividad seguro que requiere nuestra atención.

La acción del mar habrá producido como mínimo algo de óxido e incrustaciones. Si es sólo eso no es algo preocupante. Tiene una sencilla solución, aunque requiere algo de dedicación. Lo mejor es que, una vez en tierra y antes de que se seque, utilicemos una pistola de agua a presión para desprender las incrustaciones más gruesas. Las restantes saldrán con ayuda de una rasqueta. Eso sí, si se resiste, no insistas hasta arañar la superficie. Ten a mano vinagre u otros productos antical, que pueden ablandar y deshacer los depósitos adheridos sin deteriorar la hélice.

Pero al sacar a superficie la obra viva también podemos descubrir algún problemilla mayor relacionado con la hélice. Es importante tener presente que una hélice en mal estado puede dañar el eje de transmisión a consecuencia de las vibraciones por un mal equilibrado, un golpe o dobladura. Pero además pueden existir rozamientos que afecten al rendimiento de nuestra unidad de potencia. Alinear el eje de transmisión puede ser complicado. Si repasando los ajustes sigue desajustado, recurre a un profesional.

Por último, prestaremos atención al ánodo de sacrificio de la hélice, que se encuentra en el propio eje. Lo desmontaremos con ayuda de una llave allen y sustituiremos por uno nuevo.

Siguiendo estos consejos lograremos una mayor eficiencia en la transmisión de fuerza y una mayor duración tanto del motor como de la propia hélice, además de un mayor confort de marcha y un menor consumo de combustible.