Navegación nocturna

Escrito por Varadero Alicante en Noticias, Sin categoría

Mientras dura el buen tiempo el día a veces se nos queda corto y queremos seguir navegando más allá de la puesta de sol. Ya sea para pescar a la luz de la luna o simplemente para disfrutar de la contemplación de la costa iluminada en una tranquila noche de verano, lo cierto es que es un placer inigualable.

La quietud de la noche y la paz del mar se conjugan para ofrecer un espectáculo único, pero la ausencia de luz solar también requiere algo de aprendizaje para orientarnos correctamente y evitar situaciones de riesgo.

Apuntes de navegación

Para empezar, hay que desempolvar los apuntes de navegación para interpretar correctamente las señales de luminosas que nos puedan hacer otros navíos. Para evitar momentos comprometidos, es de gran utilidad disponer de tablas impresas e incluso en el teléfono, tableta… Recuerda que por la noche la sensación de profundidad se pierde y se complica calcular las distancias hasta las luces. Para tu tranquilidad, normalmente creemos estar más cerca de la luz de lo que en realidad sucede.

La ayuda del radar nos permitirá entrenar nuestra vista y cerciorarnos de que no corremos peligro. Además, no hemos de ser tímidos en el uso de la radio VHF. Ante la duda, comunicaremos nuestro nombre, el tipo de barco, velocidad y rumbo, de forma quien esté cerca se aperciba de nuestra presencia y permaneceremos atentos al canal 16.

La noche además puede acentuar la sensación de agobio ante una espesa niebla, ya que no veremos absolutamente nada a nuestro alrededor. El plotter nos sacará del apuro con solvencia, pero sólo respiraremos tranquilos cuando despeje o lleguemos a puerto.

Para iniciarse en esta experiencia conviene hacerlo en aguas conocidas, repasando la carta náutica para no ir a dar con una boya u otro objeto cartografiado. Si probamos con luna llena, tendremos una iluminación más que suficiente. Es una buena forma de empezar.
Otro buen consejo es no abusar de la luz de linternas o focos led. Pueden ser muy prácticas en caso de necesidad, pero no dejarán que nuestra vista se acostumbre a la oscuridad. Si vamos a disfrutar de la navegación, podemos utilizar la luz roja que no destruye la sensibilidad a la baja iluminación.
Una última recomendación: algo de ropa de abrigo a mano, incluso en verano, y buena compañía; serán los ingredientes perfectos para una velada de ensueño.